Hay todo un mundo por descubrir

Agua por favor!


El sonido de la lluvia sobre mi tienda marca el inicio de una jornada no muy prometedora, el sol escondido detrás de grandes nubes grises no se deja ver pero si se hace sentir en la ruta, sin importar todos estos factores climáticos hasta el día mas gris puede llegar a ser un gran día en la vida de un viajero.


Rápidamente recogí mis cosas y en pocos minutos ya me encontraba rodando nuevamente en la ruta con destino a Colonia del Sacramento, nunca se me había cruzado la idea de hoy justo hoy podría ser un gran día...



Antes de partir cargue bastante agua del camping pero luego de una hora el calor comenzó a hacerse presente y fue en ese preciso instante cuando tome el primer trago de agua, el sabor era tan feo que tuve que tirarla era puro cloro, la sed me acompaño durante varios kilómetros.

En estos primeros días de rodada pequeños detalles como este me hacían saltar de la felicidad a la crisis y analizar la posibilidad de volverme a casa con mi sueño sin cumplir, cinco minutos alcanzaron para refrescar la cabeza y seguir adelante con mis objetivos bien claros. En este largo camino por la Ruta Nº1 una nueva tranquera abierta se convierte en una posible salvación, cruce la tranquera y camine unos metros hasta un grupo de personas que se encontraban en el lugar, se los veía algo atareados pero brindarme un poco de agua no les llevaría mucho tiempo y así todos podríamos seguir con nuestras tareas.

Fue así como conocí a una gran persona persona "Germán", que sin conocerme no solo me brindo agua, sino también comida, bebida fresca, una ducha, un lugar seguro donde dormir y me presento ante sus amigos y familia, el viaje y mi forma de hacerlo fue charla para rato que se repetía cada vez que alguien nuevo para mi llegaba a la casa.


Me sentía muy cómodo, por momentos hasta me olvidaba de que había llegado hace minutos era tanto el calor de esta gente que nunca te sentías como un extraño, siempre eras parte del grupo de amigos y/o familia.


Y pensar que unos kilómetros mas atrás me encontraba buscando un lugar donde poder quedarme en caso de que la tormenta se presentara repentinamente, de hecho encontré ese lugar y hasta lo inspeccione, si tendría la compañía de otro colega tal vez me hubiera quedado en ese abandonado parador que por fuera no decía nada pero por dentro almacenaba mucha historia, en un momento pensé como seria antes de ser abandonado pero no perdí mas tiempo y lo recorrí de punta a punta, aunque el miedo no me dejo pasar la noche ahí y gracias a ese miedo llegue a la casa de Germán.

El Parador sobre la Ruta 1:

Para ver mas fotos de este lugar hacer <CLICK AQUI>

Pero bueno no quiero distraerlos, volviendo a la casa de Germán aun había algo que me llamaba la atención y era ese famoso asado al cuero al que obviamente fui invitado, y pues no me iba a negar ya que la noche anterior había comido unos fideos cocinados por mi con algo de queso rayado y aceite!


Y claro de estos fideos a este asado hay una gran diferencia...


La hora pasaba entre charlas y anécdotas, la tranquilidad y la armonía envuelven el lugar convirtiéndolo en un lugar mágico,pero el reloj parece haber parado es una sensación muy extraña que no se cuantas veces me sucedió ni cuanto duro pero es como si todo quedara congelado mientras observo una imagen que estática como una vieja fotografía.


La gente seguía llegando, no había ninguna fiesta pero no faltaban motivos de festejo, tuve la oportunidad de charlar con gente de diferentes lugares del mundo y todos tenían algo en común..."Eran grandes personas", el  lunfardo argentino aveces es algo complicado o complejo pero bueno cuando digo "Grandes personas" estoy hablando de muy buena gente, sincera, amable y generosa. 


Pero nada es para siempre y todo termina, llego la hora de dormir pero luego de un día así no podía hacerlo y aproveche para reflexionar sobre lo mucho que había aprendido en tan pocos kilómetros, pensaba acerca del dinero algo que a todos nos preocupa pero entendí que no es la fuente de la vida, porque por mas dinero que tuviera no hubiese podido estar en este hermoso lugar y es así como aveces por atarnos al dinero no damos la posibilidad de ser invitados a que nos conozcan!


Y para terminar lo único que puedo agregar es que estoy mas que agradecido por haberlos conocido, gracias a gente como ellos uno recupera la confianza para poder seguir adelante en la búsqueda de un sueño, y no solo eso también nos ayuda a saber que aun hay gente buena esperando el momento oportuno para dar una mano!

 

Meet The Author

Experience

About Me