Hay todo un mundo por descubrir

Enemigo del viento


Un cielo gris, cargado de nubes es la postal de la mañana, muchos kilómetros por delante me separan de mi próximo destino, todo es tan raro que parece un sueño del que no puedo despertar.


Son las 7 a.m en Punta del Este, todo esta tan calmo que me siento mucho mas solo de lo habitual, me baño y ya estoy listo para ir por el desayuno, mis nuevos amigos de ruta aun siguen durmiendo, la hora pasa pero sin embargo todo parece estar inmóvil. 

Una hora mas tarde ya nos encontramos en la ruta, el viento esta muy rebelde! fuertes ráfagas sobre mi van comiendo mis fuerzas poco a poco, llevo mas de una hora pedaleando y siento que no puedo avanzar, que me esta pasando? no dejo de pensar en la idea de pegar la vuelta, mis compañero de ruta me han sacado mucha distancia casi que no los veo, pero llevo muy presente nuestros momentos compartidos.


Ya no puedo seguir, no lo pensé mas y pegue la vuelta rumbo a Punta, la distancia que me había llevado mas de 6 horas al emprender la vuelta fueron tan solo un poco mas de una hora. Me senté a analizar que opciones tenia y la verdad no eran muchas, volver en bici hasta Montevideo me llevaría al menos 2 días y el pronostico del clima no es muy alentador, ya que anuncias lluvias para los próximos 3 días. 

Subí al primer micro con destino a MTVD en unas 3 horas estaría en mi destino, desde mi ventanilla observo la ruta rodada y los recuerdos me invaden, al llegar a la terminal de tres cruces me encuentro cara a cara con la tormenta, no hay mas opción que volver a esa casa que por algunos días había sido como mi hogar, seguramente esas personas que me dieron todo sin pedir nada a cambia estarían dispuestas a recibirme nuevamente, en la esquina me encuentro con una linda muchacha rubia que lloraba desconsolada, cruzamos nuestras miradas no hicieron faltas palabras, creo que el silencio lo dijo todo, camine junto a mi bicicleta hasta la siguiente cuadra, toque la puerta y nadie respondió, insistí durante varios minutos, pero al parecer no había nadie, me senté en la puerta junto a mis cosas y me quede observando la lluvia al igual que en otras ocasiones no tenia mejores planes.




 

Meet The Author

Experience

About Me