Hay todo un mundo por descubrir

La ruta del cuarzo


Al llegar a Córdoba no tenia planes de que lugares visitar y menos aun de donde alojarme, inicie mi camino con sentido a Villa Carlos Paz era un mañana hermosa para rodar. No tuve mayores dificultades mas que algunas llamadas de atención por la "Caminera Cordobesa" quien no me dejaba transitar ni por la banquina camino a C. Paz, fui sacado unas 3 veces de mi camino, hasta llegar al punto de ser escoltado por una patrulla hasta la colectora.


Desde las grandes subidas y largas vueltas de la colectora podía observar lo pareja y nivelada que estaba la ruta por la cual no me dejaban transitar, 40 largos kilómetros me separaban de mi primer parada, las subidas se hacían sentir y el peso del equipaje ya no era un buen amigo, pero no hay subida tan alta ni camino tan largo que pueda contra el corazón de un soñador.


La ciudad me bendijo con su lluvia, el clima había desmejorado bastante en poco tiempo, no tenia muchas opciones, podía quedarme buscando algún lugar donde armar mi carpa o seguir el camino "Mas allá del cielo", tome algunas fotos y volví al único lugar del que me siento parte "El camino".


En la ruta acompañado de una lluvia intermitente ya me encontraba en San Antonio de Arredondo, me tome un tiempo para observar el rió San Antonio y buscar en mi mapa un plan B, mis intenciones eran subir las altas cumbres pero las condiciones climáticas y la hora no me ayudaban.

En la cabina de turismo Cuesta Blanca me recomendaron alojarme en el Eco Camping, igualmente no tenia muchas opciones ya que todos los otros camping habían quedado atrás, de camino al lugar pinche a la mitad del trayecto y me volví porque no llegaba a ver el camping, repare la rueda y un policía de la zona me animo para que volviera a insistir con regresar que estaba mas cerca de lo que pensaba. 


Con un poco de ayuda y ahora con un mapa regrese en la buscada del Eco Camping, al llegar me sorprendió el encuentro con la naturaleza a flor de piel, todo lo que uno busca en un solo lugar, tranquilidad, paz y mucho verde, que mas se le puede pedir a la vida?

Tuve la suerte de poder armar mi tienda y acomodar todas mis cosas antes de que comenzara la tormenta, fueron dos días con mucha lluvia, en la mañana pude hacer un poco de trekking y tomar algunas fotos pero al llegar noche el fuerte viento me daño una de las varillas del sobre techo y produjo el ingreso de agua, mojandolo prácticamente todo. Muy temprano recogí mis cosas y emprendí viaje camino a las altas cumbres.

Debo agradecer a los chicos del Eco Camping por que durante mi estadía me hicieron sentir como en mi casa, gracias a Jose por invitarme a almorzar junto a ellos. Me hubiese gustado poder disfrutar del sol en este hermoso lugar, sin embargo estas son las personas que lo hacen brillar!



 

Meet The Author

Experience

About Me