Hay todo un mundo por descubrir

Más allá del cielo.


Había escuchado muchas historias acerca de un lugar llamado Altas Cumbres, ubicado en la provincia de Córdoba, Argentina, un lugar sorprendente en el cual me sentía pequeño ante la inmensidad de sus montañas, con una altura máxima de 2400msnm (7874 Pies) se me erizaba la piel de solo pensar en cómo sería el viaje. En verdad no tenía experiencia rodando en las alturas y al ver la ruta en el mapa no voy a mentirles, tuve miedo pero nunca renuncie a cumplir este sueño de llegar a tocar el cielo con las manos.



No quería conformarme con solo realizar ese tramo, así que decidí llegar hasta la provincia de San Luis luego de realizar mi paso por Córdoba,  aliste a mi fiel compañera una Vairo XR 8.5 y sin dudarlo un solo minuto me entregue al camino.


El Sol, la lluvia, el viento y el frio fueron mis compañeros a los largo del desafío, mi equipaje de unos 35Kg (77 Libras) complicaban aun mas al difícil camino, rodé durante 12 horas sin parar para poder llegar a alcanzar el punto más alto, la nubes sobre la ruta reducían la visibilidad a no más de 10 metros, mojado y con frio el cansancio se apoderaba de mi, debía bajarme y empujar durante algunos kilómetros a mi bicicleta, no encontraba combinación de cambios suficientes para poder subir, la fatiga por la altura se notaba en la cadencia sin embargo nunca renuncie a llegar,  miraba hacia el cielo y podía ver como la ruta llegaba mas allá de las nubes, pensé que nunca acabaría y al aproximarse la noche sentí la desesperación y el medio al encontrarme nuevamente solo entre las montañas, sin provisiones y con una neblina que lo cubría todo como si se tratara de un pueblo fantasma.


Al caer la noche finalmente llegue al parador El Condor y pude ver frente a mí al histórico hotel abandonado “El Condor” construido en 1939 sobre el viejo camino de tierra de las altas cumbres,  ahí fue cuando conocí la historia de Antolín que al igual que un fantasma recorre y cuida de cada pasillo del viejo hotel, recibiendo a nostálgicos y curiosos en busca de revivir un poco de la historia de este gigante.


El hotel en sus inicios

El hotel en la actualidad


Me quede descansando en el parador y al día siguiente fui hasta el hotel para conocerlo por dentro, no podía irme de ese increíble lugar sin conocer a este gigante de 24 habitaciones, gruesas paredes y escaleras mármol y piedras. Escuche la historia narrada por la única persona que sin importar estos más de 70 años de abandono aun cuida de él como en sus mejores años cuando trabajaba ahí, me invito a recorrer y conocer cada rincón de este pequeño gigante perdido en la inmensidad de la Pampa de Achala.


Con el corazón lleno de hermosos recuerdos seguí mi camino hacia mi próximo destino, pero esa ya es otra historia que se las contare luego....

 

Meet The Author

Experience

About Me